El diseño gráfico es: poner solución a un problema de comunicación usando elementos visuales.

¿Por qué no ideas? porque los problemas son más dramáticos y me vas a prestar más atención.

El diseño gráfico es realmente bueno cuando cumple su objetivo.

Es una disciplina que a su vez abraza a otras muchas más, pero que cumple una función de manera individual.

Arte, estética, comunicación, ortotipografía, retorica visual, creatividad…

Un ejemplo de ello es la señáletica ayuda a crear una imagen del entorno, refuerza su imagen pública. Por esta razón, se vincula esta actividad al diseño gráfico. Y como tal debe estar dotada de eficiencia y de estética. La señalización es diferente ya que se trata un código homologado y normalizado que todos entendemos. Y es independientemente al lugar en donde se aplique.

Y no, un diseñador gráfico no hace las cosas bonitas

La estética de un diseño es casi una discusión filosófica. Un diseñador gráfico «diseña y crea» para llamar la atención de su público objetivo bajo una serie de normas pero no tiene porque ser bonito para todo el mundo, la belleza es bastante subjetiva.

¿Cuáles son las normas que debe cumplir un buen diseño?

Debe partir de un concepto o idea, tiene que tener un objetivo de comunicación, será flexible para adaptarse a diferentes entornos, obligado es que sea innovador, pero no tendencioso porque ha de perdurar en el tiempo sin caducidad. Siempre menos es más, apenas podemos retener grupos de más de cuatro cifras en la cabeza, quédate con eso. La simetría es lo peor que pude suceder en un diseño porque corre el peligro de ser ignorado, pero lo que nunca debe faltar es la jerarquía en el mensaje para poder dirigir en pocos segundos al receptor.

Estas imágenes las hice hace ya algunos años (2016) a modo reivindicativo -estaba muy enfadada con el mundo al no conseguir persuadir a un cliente de que comic sans no era la mejor opción tipográfica para su proyecto-.

Con el tiempo he adquirido algunas habilidades extrasensoriales para entender a los clientes y, también he forjado mi paciencia a base de disgustos innecesarios.

¿Por qué merece la pena invertir en un buen diseño?

Es una herramienta de comunicación profesional con la que puedes comunicarte, llamar la atención, atraer y captar clientes potenciales. La reputación profesional de tu proyecto está en juego. Convertir lo que haces en algo memorable, generar confianza y diferenciarte de la competencia son unas cuantas razones para que inviertas en diseño. Recuerda: «es una inversión».

Sobre mi

Lo siento, no puedo enfrascarme en un perfil profesional porque soy 5 o más personas en una sola. Lo que viene siendo un perfil generalista completo cómo creativa de publicidad, marketera, community manager, estratega, growth hacker, fundraiser, diseñadora gráfica, desarrolladora web y analista.

Al Ries, sin embargo, siempre ha dicho que para posicionarme debo matar a todas esas otras «yo» y coronar a una sola.

Redes sociales
A modo informativo

Tengo una idea y no tengo miedo a utilizarla. Cómo amenaza no ha estado mal, ¿verdad?

deja huella y escríbeme

Deberíamos trabajar juntos

La duda pesa más que la culpa

Te puede el miedo y piensas que tu idea no es tan buena y que seguramente no puedes vivir de ella.

Es respetable, una idea es una idea, pero no te quedes con la duda.

dame un silbidito